Clubes de Ciencia
  Cerritos o aterros de indios en Aceguá
 
Con el fin de identoficar Cerritos de indios viajamos a Aceguá.
 
En el este uruguayo y el estado brasileño de Rio Grande do Sul, encontramos antiguas formaciones artificiales, con ciertas similitudes a los montículos de la Cultura Mississipiana, denominados respectivamente "Cerritos de los Indios" y "Aterros".
José Henriques Figueira (arqueólogo uruguayo, 1860 - 1946), fue el primero en realizar su estudio sistemático, y luego de explorar la zona sur de la Laguna Mirim en Brasil, y el departamento de Rocha, elaboró un informe para el Museo de La Plata: Apuntes acerca de los montículos tumulares (1988):
 
"Los montículos, por lo general, tienen una forma más o menos circular, de diámetro varían entre 10 y 15 metros y su altura de 2 a 4 metros. Ordinariamente se hallan dispuestos en grupos de 1 a 15 y aun más. Los más elevados sirven de morada a los actuales pobladores de estos bañados".
 
"En enero de 1885 efectué una serie de excavaciones en 6 montículos tumulares de San Luis (Rocha) y he podido constatar las siguientes observaciones:
 
Todos los montículos se hallan compuestos de tierra negra mezclada con abundantes nódulos de arcilla quemada y cenizas.
Dicha arcilla llega hasta el nivel del suelo, más abajo del cual no hay pruebas que la tierra haya sido removida.
En medio de dichas arcillas y cenizas se hallan residuos de animales, algunos carbonizados. Los huesos largos se hallan siempre rotos. (para extraerles el caracú).
En algunos se hallan restos humanos en bastante mal estado de conservación. No he podido hallar un esqueleto entero. En un cerrito he hallado restos de dos esqueletos y en otros de tres. Uno de ellos constaté que había sido enterrado de cuclillas y, por la posición del húmero, tal vez abrazándose las piernas. El cráneo se hallaba dirigido hacia el Norte aproximadamente".
En un informe posterior ensaya sus conclusiones:

"Los montículos han sido formados lentamente por los primitivos habitantes de las inmediaciones del Lago Mirim.
Parece verosímil que dichos pobladores tuviesen sobre ellos sus viviendas.
Los cerritos servían, además para sepultar a los muertos, y, en este caso parece que los montículos que se escogían para este fin se destinaban desde entonces para un uso funerarario, siendo por lo tanto, verdaderos túmulos."
Estudios posteriores le han asignado una antigüedad de 4.000 años, habiéndose utilizado hasta hace unos 300. Su construcción se realizaba por capas que agregaban a través del tiempo, a veces tras largos intervalos.
Parte de la tierra utilizada porvenía de termiteros, que sus constructores quemaban para darle mayor consistencia.
 
Construidas por los cazadores recolectores, algunos autores la atribuyen a los Arachanes, otros a los Guenoas.

 
  Total 206811 visitantes (322912 clics a subpáginas) en esta web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=