Clubes de Ciencia
  Confirmado. Gardel era uruguayo
 
Para confirmar nuestra hipóteis viajamos al Museo de Gardel en Tacuarembó.

A 22 kilómetros de la capital de Tacuarembó se encuentra el museo Carlos Gardel, enclavado en el edificio de una antigua pulpería en donde supo cantar “El Zorzal Criollo”, en pleno Valle Edén.
 
A menos de una legua de allí estaba el casco de la estancia “Santa Blanca” del coronel Carlos Escayola, donde Carlitos nació el 11 de diciembre de 1887, según la documentación que llevaba cuando murió en Medellín. Fue hijo de María Lelia Oliva, una adolescente de 13 años, y su entonces cuñado y futuro marido, el coronel Escayola.
 
 Para llegar al museo se debe recorrer la ruta 26, con sus cerros que parecen montañas y un panorama inigualable.
 
A la llegada a Valle Edén el paisaje sorprende: una zona de quebrada con ambientes naturales poco comunes: monte nativo y arroyos de agua cristalina y fondo de piedra invitan a recorrer la zona.
 
Inaugurado en 1999 alberga una biblioteca, una cafetería, un local donde se ofrecen souvenirs y una sala de video. En la Sala Testimonial se presenta extensa documentación sobre el origen de Gardel.  Está en excelente estado de conservación. “Está en el lugar donde estaba una pulpería en donde Carlos Gardel venía a cantar, se dice que sus primeras canciones criollas las hizo acá cuando estuvo viviendo durante cinco años consecutivos”, informó la guía.
 
El museo tiene tres estructuras edilicias construidas en piedra. Allí funcionaba, a fines del siglo XIX, el almacén y bar de la zona. El centro social de una zona marcada por la impronta férrea del referente político y militar: Escayola.
 
Al acondicionar las estructuras para el museo, se planificó una distribución ordenada que acompañe al visitante en su recorrida: en el primer edificio se exhibe todo el material testimonial sobre la vida de Carlos Gardel, en el segundo toda su carrera artística y el último local es una sala de cine donde se proyectan documentales sobre su vida y también las películas que hicieron crecer su fama.
 
Claudia Deandrea destacó que han recibido a “muchos turistas que quedan impresionados por los documentos, desde el registro de nacionalidad en Buenos Aires, su pasaporte que resalta su nacimiento en Tacuarembó, entrevistas en periódicos, información sobre el árbol genealógico de Gardel que descarta que sea francés”.
 
La documentación existente en el museo Carlos Gardel respalda la teoría uruguaya. Testimonios del propio cantante en entrevistas con el diario Imparcial, el 4 de octubre de 1933, donde Gardel dice tener 46 años de edad y ser nacido en Tacuarembó.
 
Los diarios La Tribuna Popular, El Imparcial y El Telégrafo subrayan su nacionalidad uruguaya, e inclusive en el museo se encuentra la carta de ciudadanía legal argentina, su patria artística. Ese documento -encontrado por el ex embajador de Venezuela en Uruguay, Juan Enrique Moreno- destaca que Carlos Gardel tiene nacionalidad argentina adquirida por nacionalidad original uruguaya nacido en Tacuarembó el 11 de diciembre de 1887. Ese documento fue solicitado por Carlos Gardel para actuar en Venezuela. Las investigaciones realizadas desde hace 50 años a la fecha, más la concreción del museo en Valle Edén han servido para afianzar la teoría uruguaya de que “El Mago” es de Tacuarembó. “Tacuarembó ha tomado un posicionamiento espectacular, con un museo que tiene 10.000 visitas anuales; llegan ciudadanos de todo el mundo, desde japoneses, chinos, norteamericanos, sudafricanos y de toda Latinoamérica”, informó Carlos Arezo, director de Cultura de la Intendencia de Tacuarembó, dueña del lugar y encargada del mantenimiento, personal y de la recaudación. La entrada cuesta $ 20.
 
“Eso demuestra que Carlos Gardel es un gancho importante, las ventanas del mundo se abren y cuando uno ingresa al museo sale marcado por la influencia de toda la documentación esbozada”, manifestó el jerarca comunal.
 
ARGENTINOS. “Los argentinos vienen, observan y quedan impactados por toda la documentación, material que no tiene la difusión que se merece”, expresó Arezo. Agregó que “al museo han llegado investigadores argentinos, colombianos, venezolanos y españoles que han dado una perspicaz opinión sobre el tema y quedan sorprendidos por el material documental que tenemos”. Sostuvo que “el objetivo es dignificar la verdad histórica, por eso las investigaciones y la realización de la Fiesta Gardeliana todos los años”.
 
La historia, fotos, videos y la voz de “El Zorzal” esperan a los visitantes de domingos a sábados de 9.30 a 18 horas.
Ya habían pruebas de que Gradel era uruguayo. Como su pasaporte chamuscado luego del accidente donde falleció en medellín o su libreta de enrolamieno al ejército argentino o su cédula de identidad venezolana se descubrió otro que no tiene ninguna refutación.
 

Si bien ya habían pruebas aparece  la prueba contundente de que Gradel es uruguayo. Su cédula de identidad argentina.
El documento forma parte de la colección de más de 40 mil piezas que la Fundación Industrias Culturales Argentinas (FICA) posee sobre tango. Una copia será llevada al Museo Gardel en Tacuarembó para su exhibición.

"Es la primera Cédula de Identidad legal argentina que tramitó Carlos Gardel el 4 de noviembre de 1920, un mes después de haber solicitado el Registro de Nacionalidad uruguaya. En la misma figura como nacido el 11 de diciembre de 1887 en Tacuarembó, Uruguay. Es un documento importante porque la Argentina, al habérselo otorgado, reconoce implícitamente la validez legal del Registro de Nacionalidad aunque quienes sostienen que era francés lo intentan calificar como un simple `salvoconducto", explicó a El País la investigadora Martina Íñiguez, quien desde Argentina pugna por la tesis de que "el Zorzal Criollo" nació en Tacuarembó.
 
"Esa fue una declaración voluntaria en la que expone que sus padres fueron María y Carlos Gardel y fue realizada antes de que se nacionalizara argentino, pero ese número de documento es el que lo acompañará durante toda su carrera artística, su facsímil nunca antes fue publicado y permaneció escondido durante más de 75 años", aseguró Íñiguez sobre la declaración firmada de puño y letra en la que se autodenomina como "uruguayo" y también como "artista".
Orígenes.
 
La teoría del Gardel uruguayo se sustenta en que Berta Gardes, la madre del máximo representante del tango cuya identidad continúa en disputa, habría criado dos niños: uno francés e hijo biológico llamado Charles Romuald Gardes -quien falleció siendo pequeño- y otro que le habrían dejado a su cuidado durante un paso efímero que tuvo por Tacuarembó y que fuera fruto de una relación, escandalosa para la época, que tuvo el estanciero y coronel Carlos Escayola. En su afán por cuidarlo y para tener documentación para anotarlo en la escuela, en un comienzo, Berta le habría legado la identidad de su hijo fallecido a Carlos Gardel. "En el acta francesa de Charles Romuald Gardes, nunca fue asentada la documentación de la defunción de Carlos Gardel y no se puede hacer a menos que se compruebe que eran la misma persona, y con eso están admitiendo que no está aún demostrado que lo fuera y la polémica continúa", agregó la investigadora argentina.
 
Walter Santoro es el director de FICA que posee casi 4000 elementos pertenecientes a Carlos Gardel y está empeñado en mantener viva la historia del tango en el Río de la Plata y quiere fundar un Museo del Tango en alguna de sus orillas. De hecho tiene gestiones ante la Intendencia de Montevideo y ante la Municipalidad de Buenos Aires para tal fin, ya que necesita un espacio para ponerlo a funcionar. Cosas del destino errante y melancólico del tango, pese a que ambas ciudades lo ostentan como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad declarado por la Unesco, la idea aún no ha prosperado.

Si bien se conocía su existencia, el documento de identidad de Carlos Gardel permaneció escondido y hasta ahora su facsímil nunca fue publicado.
Se trata de la primera cédula argentina tramitada por Carlitos en 1920, que forma parte de la colección que la Fundación Industrias Culturales Argentinas posee sobre tango.
 
En el documento figura como nacido el 11 de diciembre de 1887 en Tacuarembó , Uruguay.
 
El fundador y presidente de la FICA Walter Santoro , quien está empeñado en mantener viva la historia del tango en el Río de la Plata y quiere fundar un Museo del Tango en alguna de sus orillas, proporcionó y permitió que se hiciera pública esta documentación.
 
El mismo , Gentilmente, también ofreció una copia para que sea exhibida en el Museo de Gardel , en Valle Edén, Tacuarembó .
 
Tal gestión le fue encargada a la investigadora gardeliana argentina Martina Iñiguez , la número uno mundial en esto de "echar luz" a la verdadera biografía de Carlos Gardel .
 
 
Analizando el documento "a simple vista" vemos que la imagen fotográfica es de Carlitos , y que la grafía de la firma también se corresponde con la habitual de Gardel .
 
Pero para culminar el proceso de validación deberemos establecer que el dactilograma estampado sea concordante con el dígito pulgar derecho del m ago .
 
 
Acercamiento hacia la huella de la cédula descubierta.
 
 
Detalle hacia la impresión del pulgar derecho de Carlos Gardel , registrada en su ficha decadactilar.
 
Pericia dactilar efectuada con el sistema AFIS Meta Morpho de la empresa francesa S AGEM , por lo cual se establece sin lugar a duda que quien estampó la huella en la cédula de 1920 fue don Carlos Gardel, uruguayo, nacionalizado argentino , nacido en Tacuarembó.
 
 
 
Solo resta agradecer a esos dos grandes argentinos que, con su accionar desinteresado y en favor de la cultura, el honor y la verdad, unieron, con este hecho , las dos orillas del plata ...
Sra. Martina Iñiguez - Sr. Walter Santoro
 



 
  Total 203615 visitantes (317758 clics a subpáginas) en esta web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=