Clubes de Ciencia
  Injertos en vegetales
 
 
Elementos a tener en cuenta al injertar
Cada injerto, teniendo en cuenta la naturaleza de las plantas involucradas, y el objetivo que se persigue, tiene sus particularidades distintivas que pueden ser la diferencia entre el fracaso y el éxito, no obstante hay cierta normas generales básicas que pueden ser aplicables a todos. Estas normas generales son:
La herramienta de corte debe ser apropiada y muy afilada para que los cortes queden limpios y precisos.
Es decisivo que durante el acoplamiento de las partes los cámbium de ambas queden en perfecta coincidencia.
Atar firmemente hasta cubrir toda la unión con alguna cinta adecuada a los injertos para evitar el movimiento relativo y la desecación excesiva de las partes hasta que se produzca la soldadura. En muchos lugares esta cinta se conoce como rafia.
Cubrir con cera o algún compuesto adecuado comercial las secciones descubiertas de ramas o troncos que puedan haber quedado después de hecho el injerto. Esto es común en los casos de injertar ramas de diferente diámetro.
Eliminar los retoños o brotes que se produzcan por debajo del injerto.
Mantener el injerto atado durante el tiempo necesario para una soldadura adecuada.  Este tiempo está determinado por el brote de la, o las yemas del injerto, y se limita a algunos días después del comienzo del brote. Mantener indefinidamente la unión atada puede estrangular el injerto y hacerlo perecer aunque ya pareciera logrado. Cada tipo de injerto puede tener sus particularidades en este aspecto.
En caso de que la fijación de ambas partes para evitar el movimiento mutuo se ponga en peligro por el viento, es aconsejable atar firmemente ambas partes a un tutor o regla de madera que lo impida.
Debe escogerse bien la época para el injerto, esta depende del tipo de injerto y del clima, mas adelante al detallar los tipos de injerto se brindan algunos detalles.
 
INJERTO DE PÚA
Este tipo de injerto es uno de los mas utilizados cuando ambos, el patrón y el injerto tienen diámetros iguales y este está entre 5 a 20 mm.
 
Observe la figura , en ella se han representado las diferentes etapas de uno de estos injertos.
Se toma una estaca que tenga varias yemas, una de las cuales puede ser la yema terminal y se agudiza en el extremo inferior para formar una cuña, los cortes deben ser limpios y planos.
Luego se realiza un corte longitudinal al patrón previamente cortado transversalmente, por su centro hasta una profundidad equivalente a la longitud de la cuña.
Finalmente se introduce la cuña en el patrón y se ata firmemente con cinta plástica o rafia.
La unión debe quedar hermética para evitar la deshidratación y debe garantizarse la perfecta coincidencia de los cámbium de ambas partes. Si el injerto ha sido cortado como una estaca sin yema terminal, la sección superior debe impermeabilizarse con cera.
La cinta debe retirarse a los 15-20 días, tiempo suficiente para que se haya producido la unión vegetativa, si se prolonga mucho este tiempo pueden desarrollarse hongos perjudiciales en la unión o la ligadura puede estrangular el injerto arruinándolo.
Al retirar la cinta debe tenerse cuidado para no romper la ligadura entre las partes que es aun muy delicada.
 
Injerto de doble púa
Este tipo es en esencia lo mismo que  el injerto de corte simple y se usa cuando entre el patrón y el injerto hay una notable diferencia de diámetros, esto es, se injertan en el patrón mas grueso dos estacas de injertar, una a cada lado.
Observe la figura , en ella se representan las etapas de la elaboración de un injerto de corte doble. Note que los diámetros del patrón y el injerto son notablemente diferentes y que las estacas aguzadas se han colocado justo en los bordes a fin de hacer coincidir la mayor parte del cámbium de ambas con el del patrón.
Es muy importante en este tipo de injerto el sellaje posterior con cera de todas las secciones transversales descubiertas, de lo contrario la pérdida de humedad hará fracasar el intento.
Si ambas estacas se prenden bien y luego brotan, se corta la de menos desarrollo y se deja la mas vigorosa.
Tenga en cuenta que si la tenacidad del patrón no es suficiente para apretar firmemente las estacas introducidas, será necesario hacer una atadura para garantizarlo.
 
Injerto de aproximación
En este caso la unión se produce al interactuar los cámbium de dos ramas o troncos de plantas completas que se encuentren muy próximas de forma que las ramas puedan ser atadas juntas.
En la figura  puede verse de manera esquemática como se realiza este tipo de injerto.
Se toman dos ramas, de un diámetro próximo, cada una de la planta respectiva, la que servirá de patrón por su resistencia, y la que será productiva por sus ventajas en este sentido. A las ramas se les hace un corte como se muestra para hacer aparecer la zona del cámbium, el corte penetra un tanto en el xilema.
Luego se atan firmemente la una contra la otra haciendo coincidir las diferentes zonas vegetativas de los cortes practicados.
El resto es esperar a que se produzca la unión con ambas plantas vivas y con sus raíces, una vez establecida firmemente la soldadura se corta el tronco o la rama del patrón para que solo crezca el injerto. Las raíces del injerto pueden ser cortadas o conservadas en dependencia de las ventajas o desventajas que esto ofrezca.
 
Injertos de yemas
Este tipo de injerto es también muy utilizado, especialmente en frutales y rosales, consiste en injertar una yema solitaria en el patrón.
 
Injerto de yema en T
Es probablemente el mas común y fácil de lograr de todos los injertos de yema, requiere que la planta que dona la yema y el patrón estén en la época de pleno crecimiento, esta abundancia de savia en el tallo hace que sea mucho mas fácil poder extraer la yema y hacer los cortes.

Para realizar el injerto se siguen los pasos mostrados en las figuras.
Lo primero que se debe hacer es extraer una yema de la planta cuyas cualidades queremos conservar, esta yema debe tener la forma de un escudo como se muestra en la figura . Si la planta tiene abundante sabia como se ha dicho, no será difícil extraer la yema con la corteza y el cámbium adherido a ella.
Luego en el patrón a injertar se realiza un corte en T como se muestra en la figura. 
Utilizando una cuchilla bien afilada se hace un corte transversal a la corteza y luego longitudinal para formar una suerte de T, con la propia cuchilla se separa con cuidado la corteza del tallo, de manera que permita introducir el escudete con la yema. 
Las dimensiones de la T deben ser suficientes para que pueda introducirse el escudete de la yema completamente pero no mas de eso. 
Esta operación resultará mas fácil si hay abundante sabia.
A continuación se introduce la yema en el corte en T como se muestra en la figura , deslizándola con cuidado desde la parte superior hacia abajo hasta que entre completamente en el corte, y pueda ser cubierta con la corteza del patrón. En la figura 16 se muestra la yema ya colocada en su sitio.

El paso final es cubrir firmemente toda la unión con una cinta plástica adecuada o rafia, para evitar la desecación del injerto. 
Debe tenerse mucho cuidado de no cubrir la yema, esta debe quedar descubierta para que pueda brotar.
La necesidad de dejar al descubierto la yema, impide la impermeabilización total del injerto, por lo que existe la posibilidad de que pueda entrar humedad a la unión y con ello se pueda producir la proliferación de hongos que arruinan el injerto. Esta posibilidad hace que la utilización de cintas plásticas impermeables no sea indicada cuando los injertos se hacen en el exterior y puedan ser humedecidos por la lluvia o el riego, en estos casos solo de recomienda utilizar cintas especiales que se venden para ese fin, esta cintas (rafia) permite cierta transpiración y con ello la salida de la humedad del injerto.
Una variante de este método es el llamado de T invertida, el que en esencia es el mismo, con la diferencia de que el corte en T se hace de manera inversa, es decir con el corte transversal abajo y el corte longitudinal hacia arriba.
 
Injertos de cítricos
Los cítricos en general son árboles fáciles de injertar.
Comercialmente las plantaciones de cítricos se establecen usando variedades productivas y de calidad injertadas sobre patrones resistentes nacidos de semillas, y adaptados a la zona en cuestión.
Virtualmente todos los cítricos son compatibles entre si a la hora del injerto, de forma que incluso, pueden obtenerse individuos que puedan producir varios tipos de cítricos en el mismo árbol, aunque esta práctica no es aprovechable comercialmente.
La forma mas común y segura de injertar los cítricos es por yema, aunque pueden utilizarse los injertos de estacas que producirán plantas mas pequeñas pero bien productivas.
Las cuestiones mas importantes a tener en cuenta son:
 
Utilizar un patrón de una variedad probadamente resistente y adaptada al terreno y clima donde se plantarán los injertos.
Esperar que las plántulas nacidas de las semillas y que serán objeto de injerto tengan por lo menos 10 mm de diámetro en el tallo.
Extraer las yemas de ramas relativamente jóvenes con poca producción de madera.
Hacer el injerto para la época del año en que el crecimiento de la planta sea bien activo, esto es desde la primavera al verano. En zonas tropicales puede tenerse éxito durante todo el año.
No es aconsejable utilizar cinta engomada para cubrir el injerto, lo mejor es una cinta plástica o rafia, es bueno que la yema "respire". Hojas de plátanos humedecidas pueden dar buenos resultados.
Proteger la yema injertada de la acción directa del sol, si el injerto no puede hacerse en vivero o se ejecuta en un árbol en el campo, lo mejor es hacer del lado en el que da menos sol.
Cuando el injerto se haya unido al patrón, cosa que sucede entre dos a tres semanas se retiran las ataduras.
Después que el injerto haya brotado y su altura sobrepase los 10 cm puede cortarse el patrón lo más cerca posible del injerto.
Retire todos los brotes que surjan en el patrón por debajo del injerto.
 
  Total 185324 visitantes (289893 clics a subpáginas) en esta web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=