Clubes de Ciencia
  Mausoleo de Artigas
 
En medio de la plaza Independencia en Montevideo se encuentra el Mausoleo del general José Artigas.
En su interior se recuerdan los episodios más importantes del padre de la Patria Oriental y están sus restos mortales.
Para conocerlo lo visitamos en una excursión de cuando ganamos el Concurso INCA en 1986.


José Gervasio Artigas es considerado el padre de la Patria Oriental. En los actos de su vida siempre estuvo presente la idea del federalismo. Estuvo al servicio de su pueblo y con la espada y la palabra se encargó de luchar en pos de la independencia del Uruguay. Hoy, en el centro de la plaza Independencia de Montevideo se encuentra una estatua que rinde homenaje a este hombre que con tesón luchó por un país libre. Debajo de esta se encuentra el mausoleo donde descansan sus restos. Unas escaleras a ambos lados de la estatua ecuestre de bronce del prócer conducen al recinto subterráneo. Comenzamos a descender y un silencio, sinónimo de respeto, nos fue invadiendo a cada paso a medida que nos alejábamos del bullicio de la ciudad. Al llegar al interior observamos a dos soldados de guardia que inmóviles custodiaban los restos del general.
 
Nació en Montevideo el 19 de junio de 1764. Después estudiar en el colegio franciscano de San Bernardino, se dedicó a las tareas rurales en las estancias de su padre. Años más tarde comenzó a ganarse la vida comprando cueros en la campaña para venderlos a los exportadores de Montevideo. En 1797 ingresó como soldado de caballería en el regimiento de Blandengues, creado para combatir el robo de ganado y el contrabando en la Banda Oriental y proteger la frontera con el Brasil. En 1806, durante las invasiones inglesas, participó en la reconquista de Buenos Aires y en la defensa de Montevideo a las órdenes de Liniers.

 Fue el encargado de realizar el famoso éxodo del pueblo oriental en 1812, junto con 16.000 personas que cruzaron el río Uruguay y se instalaron en Ayui, cerca de la actual Concordia (Entre Ríos). Allí se preparó para continuar la lucha contra los realistas. Al inaugurarse la Asamblea del Año XIII, la Banda Oriental eligió sus representantes en un congreso y, por inspiración de Artigas, les dio precisas instrucciones de contenido federalista y revolucionario: inmediata declaración de independencia, constitución republicana, libertad civil y religiosa, igualdad de todos los ciudadanos, gobierno central con respeto a las autonomías provinciales y el establecimiento de la capital fuera de Buenos Aires. Argumentando pretextos formales, la Asamblea rechazó los diplomas de los diputados orientales. Rondeau convocó otro congreso para elegir nuevos diputados y Artigas rompió entonces abiertamente con Buenos Aires. El director supremo Gervasio Posadas lo declaró “traidor” y puso precio de 6.000 pesos a su cabeza.
 
Para 1814, la popularidad de Artigas se había extendido a varias de las actuales provincias argentinas, afectadas, al igual que la Banda Oriental, por la política de libre comercio y puerto único promovida por Buenos Aires, que arruinaba a los artesanos y campesinos del Interior. Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Misiones y Córdoba se unen a los orientales formando la Liga de los Pueblos Libres. Como protector de la Liga, Artigas luchó junto con los jefes litoraleños contra el centralismo del Directorio. La liga formó una especie de mercado común regional en el que se protegía a los productores nacionales y se fomentaba la agricultura a través del reparto de tierras, animales y semillas. No pagaban impuestos las máquinas, los libros y las medicinas, y derivaba el comercio del Litoral al puerto de Montevideo. 

En 1815 Artigas recuperó Montevideo, ocupada hasta entonces por las tropas porteñas, y convocó en Concepción del Uruguay el 29 de junio de 1815 al Congreso de los Pueblos Libres. Allí estaban los diputados por la Banda Oriental, Corrientes, Santa Fe, Córdoba, Entre Ríos y Misiones. Sus primeros actos fueron jurar la independencia de España, izar la bandera tricolor (igual a la de Belgrano, pero atravesada por una franja roja, símbolo del federalismo) y resolvieron no concurrir al Congreso de Tucumán convocado por el Directorio, en protesta por la actitud del gobierno porteño de fomentar la invasión portuguesa de la Banda Oriental para terminar con Artigas. Mientras se reunía el Congreso de Tucumán, Artigas y su gente defendieron el territorio contra una nueva invasión de los portugueses, que tomaron Montevideo en 1817. Artigas debió marchar hacia el exilio en el Paraguay. Allí vivió y tras 30 años falleció a la edad de los 86 años el 23 de septiembre de 1850. Sus restos fueron repatriados al Uruguay en 1855.

Un 23 de setiembre pero del año 1850 fallecía en Paraguay José Artigas y así lo publicaba la prensa de aquel día.
“SOLO CUATRO PERSONAS ACOMPAÑARON SUS RESTOS MORTALES”Así fallece nuestro prócer, nuestro cacique, nuestro protector de los pueblos libres. En soledad.
 

En 1820, en medio de luchas por la libertad de nuestro suelo contra portugueses, gobierno porteño y caudillos federales desafectados, José Artigas se retiro al Paraguay (escoltado por Charruas, su guardia de hierro personal).
No olvidando a los fieles orientales que le acompañaron en todo momento; pero que estaban prisioneros en la isla brasileña das Cobras, les envió un ultimo dinero que quedaba: 4.000 patacones enviado por Francico de los Santos. Francisco de los Santos habría cabalgado 50 kilómetros por día durante nada menos que nueve meses, para llegar a Río de Janeiro con unos 20 kilos de oro amonedado. ¿Cuántas veces lo pudieron asaltar o apresar en territorio en ese entonces enemigo? Son al menos 1.450 kilómetros, seguramente con unos tres caballos, durmiendo a monte y sorteando andá a saber cuántos obstáculos y cuántos riesgos. ¡Qué poco sabemos de cosas que creemos muy sabidas!
 
EN PARAGUAY
El dictador Rodríguez de Francia no lo recibió: pero le dio asilo en San Isidro de Curuguaty, a mas de 400 Km. de Asunción del Paraguay.
Allí, acompañado solamente por Joaquín Lenzina(el fiel Ansina) se dedico a tareas rurales compartiendo el fruto de su trabajo con los pobladores del lugar. Paso a ser para ellos el Carai Marangatu(padre de los pobres en guaraní).
En 1840 fallece el dictador y en momentos de convulsión política el gobierno presidido por Policarpo Patiño dio orden de detener “al bandido Artigas”. Tenía 76 años y fue llevado a la cárcel…
En 1841, fue puesto en libertad y aunque podía volver a nuestra patria no lo hizo.
Carlos Antonio López asumió la presidencia en 1845 y lo invito a instalarse en Ibiray, a 7 Km. de la capital paraguaya, en una finca de su propiedad, donde vivió, mas confortablemente sus últimos años. Allí falleció el 23 de septiembre de 1850.

SOBRE EL MONUMENTO Y EL MAUSOLEO- actualización- 2012
En la actualidad el Monumento a Artigas ocupa el centro de la plaza, cuya construcción fue aprobada en 1882 durante el gobierno de Máximo Santos. La piedra fundamental se colocó el 25 de agosto de 1884, sin embargo, el monumento tardó en concretarse. Juan Zorrilla de San Martín esbozó los lineamientos generales en "La Epopeya de Artigas"; en 1913 una comisión declara ganadores del concurso de proyectos al italiano Angelo Zanelli (1879-1942) y al uruguayo Juan Manuel Ferrari (éste a la postre fue descartado). Finalmente el monumento fue inaugurado el 28 de febrero de 1923 al finalizar el mandato presidencial de Baltasar Brum.
 
Durante la dictadura cívico-militar, por Decreto-Ley N° 14.276 del 27 de setiembre de 1974, se dispuso la creación de un mausoleo para el depósito de los restos de Artigas, los mismos habían estado en el Panteón Nacional del Cementerio Central de Montevideo hasta 1972 y posteriormente custodiados por los Blandengues. Obra de los arquitectos Lucas Ríos Demalde y Alejandro Morón, quienes agregaron al monumento un mausoleo de granito con amplias escalinatas hacia un subsuelo en el que se custodia la urna con los restos de José G. Artigas; una pirámide trunca permite que penetre el sol de la patria directamente hasta la urna. El 19 de junio de 1977, con el presidente de facto Aparicio Méndez al frente, se inauguró el mausoleo.

Durante el año 2009, el presidente Tabaré Vázquez propuso e insistió en la oportunidad de trasladar los restos del prócer a la nueva Torre Ejecutiva, pero esto desató numerosas críticas de la oposición, y hasta quejas de los descendientes del prócer y gente del inetrior que viajó en caravana a caballo hacia Montevideo para entrevistar al Presidente.Entonces se resuelve mantener el Mausoleo pero se procurará implementar una ley del año 2001, según la cual se deberán escribir frases célebres del ideario artiguista en los muros del mausoleo.
 
El año 2010 se organizó un concurso de proyectos para la remodelación integral de la Plaza Independencia. El jurado estuvo integrado por representantes de la Sociedad de Arquitectos del Uruguay, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas, la Comisión Especial Permanente de la Ciudad Vieja, los concursantes y la Comisión del Patrimonio Cultural de la Nación.
 
Por su parte, el mausoleo del Gral. Artigas fue sometido a una remodelación.La urna es trasladada el 23 de setiembre del 2011 al Cuartel de Blandengues hasta que sea restaurada y se decida su próximo destino.

La reforma -que llevó diez meses y una inversión de 5 millones de pesos (unos 250.000 dólares)- implicó restaurar la antigua escultura, dañada por el monóxido de carbono, los excrementos de las palomas y la salinidad del clima, explicó a la AFP el director nacional de Arquitectura del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, Jorge Lima Valverde.
 
Además, se renovó el mausoleo, poniendo luminarias nuevas -dañadas por vandalismo- y cambiando piezas de granito rotas pero sin cambiar el proyecto original, ya que se trata de un monumento histórico, añadió.

La única modificación fue la incorporación de ocho frases elegidas por una comisión bicameral integrada por legisladores de todos los partidos políticos y que rememoran el ideario artiguista: soberanía, democracia, justicia social, republicanismo, tolerancia, civilismo, humanismo y cultura.Las frases elegidas fueron ocho: “La cuestión es sólo entre la libertad y el despotismo”, frase que envió en una carta al Gral. en Jefe de Buenos Aires el 25 de diciembre de 1812.
 
La segunda frase fue la conocida “Mi autoridad emana de vosotros y ella cesa ante vuestra presencia soberana (.) vosotros estáis en pleno goce de vuestros derechos: ved ahí el fruto de mis ansias y desvelos, y ved ahí también todo el premio”. dicha en el año 1813 en la inauguración del Congreso de abril.
 
También se eligió “Los más infelices serán los más privilegiados", de setiembre de 1815, “Es muy veleidosa la probidad de los hombres, solo el freno de la constitución puede afirmarla", "El despotismo militar será precisamente aniquilado con trabas constitucionales que aseguren inviolable la soberanía de los pueblos", de las instrucciones del año XIII, también de ese documento “Se promoverá la libertad civil y religiosa en toda su extensión imaginable", “La libertad de América forma mi sistema, y plantarlo mi único anhelo” escrita en otra carta a Manuel de Serratea y “Sean los orientales tan ilustrados como valientes” elegida por el propia Artigas al ser nombrado Gobernador y Capitán.
 
El 26 de octubre de 2012, los restos del Prócer retornaron finalmente a su hogar, en un acto público que contó con la oratoria del profesor Daniel Vidart. 
 
 
  Total 206810 visitantes (322855 clics a subpáginas) en esta web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=