Clubes de Ciencia
  Origen de la noche de la nostalgia
 

La magnitud de esta festividad se pone claramente de manifiesto en la ley 17.825 del año 2004 que declara oficialmente al 24 de agosto de cada año como “Noche de la Nostalgia”.
 
13/09/04

10/09/04 – SE DENOMINA "NOCHE DE LA NOSTALGIA" LA NOCHE DEL 24 DE AGOSTO DE CADA AÑO. LEY N° 17.825.
Abajo foto de Pablo Lecueder, el creador de la Moche de la nostalgia

 

ARTÍCULO 1°.- Denomínase la noche del 24 de agosto de cada año como la "Noche de la Nostalgia".

ARTÍCULO 2°.- El Ministerio de Turismo incluirá en los eventos de carácter turístico a la "Noche de la Nostalgia", promocionando la misma en el exterior a través de Embajadas, Consulados y oficinas comerciales.

A continuación reproducimos nota publicada en comerciouruguay.com:
Referirse a la década de los '70 es sinónimo de grandes acontecimientos socio-culturales que se mantienen imborrables en nuestra memoria.
La aparición de la moda unisex, el primer vuelo del Jumbo 747 uniendo el tramo New York - Londres, el estreno en EEUU del memorable film "Verano del 42" de Robert Mulligan. Continuaban en la gran pantalla, actores de la talla de Redford, Brando, Pacino y De Niro, también Sofía Loren, Brigitte Bardot y Faye Dunaway.
Se contraponen al  éxito, las dolorosas pérdidas de Jimmy Hendrix y  Janis Joplin entre otros, mientras los genios de Liverpool, grababan lo que a la postre sería su último álbum "Let it be".Las transmisiones radiales de la época en nuestro país, acompañaban la difusión a buen ritmo de la ininterrumpida generación de éxitos discográficos internacionales para nuestro deleite. Radiocolor Panamericana, Radiomundo y Radio Independencia, son sólo algunas referencias

 

A la hora de bailar las discotecas con mucha potencia y sus deslumbrantes globos de espejos, giróscopos y seguidores daban unmarco especial al sano esparcimiento. Esquemáticamente agrupados, los jóvenes entre quince y dieciocho años visitaban fielmente sábado a sábado y según su elección el Club Banco República con la propuesta de Lulo's Discoteque ó el Club Bohemos donde Fredy primero, y Ulises después imprimían su estilo desde las diez de la noche, hasta quince minutos antes de las cuatro de la madrugada. Una velada en que la estrella máxima de la barra era la bebida cola.
Mayores de dieciocho, elegían la alternativa de las "boites". La opción VIP de la noche montevideana, donde destacaban magníficos lugares como Zum Zum, Ton-Ton Metek, Lancelot, Unicornio, El Mar de la Tranquilidad, Gatsby, La Cachila ó  A Baiuka en una lista donde no es fácil rememorar sin que quede alguno en el olvido.
Llegada en auto, con pareja, y en pocos minutos el trago en mano (whisky él, cócktail ella) era el común denominador de una asistencia que aguardaba ansiosa por Queen, Rollings, Bee Gees, Donna Summer, Diana Ross, David Bowie, Iggy Pop, Electric Light o Alice Cooper, con temas maravillosamente "pegados o enganchados" por cada uno de los expertos disc-jockeys que dirigían musicalmente estos centros de recreación.

 Tan dinámica era la aparición de muy buen material, que en algunos casos los temas podían escucharse solamente a lo largo de dos o tres fines de semana. La prioridad de los DJ era estar totalmente actualizados en las novedades discográficas. Difícilmente se escuchara un top hit de seis meses atrás.
A mediados del mes de julio de 1978, un joven discjockey propone ante un grupo de amigos la idea de organizar una fiesta, donde pudieran "recuperar" los grandes éxitos, que no tenían cabida en los eventos semanales, dada la exigencia de estrenos permanentes que imponían los consumidores.
La música de los años cincuenta, sesenta y setenta se convirtieron en el eje de la propuesta.



 

Adrenalina, entusiasmo y expectativas le sobraban a la iniciativa, que tras severas dificultades para obtener el lugar físico dondellevarla a cabo, se realizó una víspera de la Declaratoria de la Independencia en (para conocimiento de muchos y sorpresa de otros) TON-TON METEK.
Hablar de éxito es minimizar el logro de estos jóvenes emprendedores, al punto tal que no habiendo finalizado aún la velada, gran cantidad de concurrentes pedía a los organizadores una repetición casi inmediata.
El intento existió. Pero se reiteraban trabas para la obtención de local. El tiempo pasaba y el verano ya estaba casi iniciando. Ese verano que dispersa a la gente por diferentes puntos de nuestro país y países vecinos. La decisión no se hizo esperar: proteger la noche del 24 de agosto para ese evento puntual.

La segunda gran fiesta, sería nuevamente en las instalaciones de TON-TON METEK.
No sólo consiguió mantener el brillo original, sino que prácticamente duplicó el éxito del año anterior. Los old hits, pasaban a generar un espacio propio en la noche, en la cultura y en la tradición uruguaya.
La "Noche de la Nostalgia" crecía ganando tantos adeptos como imitadores. Su trascendencia desconoce límites territoriales. Iniciado en Montevideo, gradualmente fue apoderando del interior del país para más tarde, recibir visitantes del exterior (excursiones de dos o tres días mediante) respondiendo a la convocatoria.
Variadas expresiones recogidas por medios de prensa locales, confundían al público con la aparición de tantos "ideólogos" ó "propietarios intelectuales" de dicho evento.
Treinta y tres años ahn pasado desde aquel 24 de agosto de 1978

La referencia publicada en un importante medio de prensa capitalino estimó en el año 1999, que fueron más de 75.000 las personas convocadas el 24 de agosto de ese año, por este acontecimiento (punto máximo de asistencia).
Una simple idea expuesta entre amigos, impacta hoy a la sociedad, la cultura, el comercio y el turismo.
Más allá de fajas de edades, niveles sociales, culturales y/o económicos, más allá de las propuestas que diseñe cada organizador apoyándose en su imaginación, mas allá de todo, cada año muy cerca suyo, seguramente encuentre un lugar donde podrá escuchar música de ayer, evocando momentos, espacios ó personas.

Con un claro objetivo proteccionista y aclaratorio, a iniciativa particular en el año 2002, fue oportunamente presentado por el Sr. Fernando Araújo (Rivera) un proyecto de ley con la finalidad de homenajear a su gestor, conminar a los Ministerios de Cultura y Turismo a salvaguardar este aporte inédito, que se ha arraigado en la idiosincrasia, en la tradición popular a efectos de su divulgación y consolidación, consagrándolo legislativamente.
No existen intereses económicos en este procedimiento. El nombre la “Noche de la Nostalgia” es propiedad intelectual registrada de su autor Sr. Pablo Lecueder, cuya intención es donar al Estado uruguayo los derechos que sobre el mismo tiene.
Finalmente en el año 2004 la ley Nº 17.825 indica que: se denomina el 24 de agosto de cada año, como “Noche de la Nostalgia”.





nota textual publicada en comerciouruguay.com
 












Historia de la ciudad de Melo
A fines del Siglo XVIII Cerro Largo era una zona dominada indistintamente por portugueses o españoles. El 27 de junio de 1795, el Capitán de Infantería Agustín de la Rosa, fundó la Villa de Melo, fortín levantado para atender el constante asedio de portugueses e indios. Este asentamiento supuso un refugio para la guardia militar y un campo de batalla entre los colonos españoles, los indios y los portugueses. Su ubicación geográfica siempre desató polémica frente a las pretensiones del Imperio lusitano sobre el territorio. Poco después, este grupo de habitantes con divisa roja o blanca, hizo historia en un sinfín de combates de vital importancia para el futuro de la nación. Algunos de ellos tuvieron lugar en 1810, en el auge independentista y en 1910, cuando se produjo el fin de la era revolucionaria. Por su histórica lejanía del centralismo montevideano y bonaerense el territorio de Cerro Largo fue sometido a las derrotas, e invadido y saqueado por los portugueses en 1801, 1811, y 1816.
El cometido de Cerro Largo, como comando del Ejército y como departamento, siempre ha sido el de proteger la integridad cultural, étnica y moral de Uruguay respecto a las influencias regionales. Un claro ejemplo de lo antedicho es la permanencia del español como lengua oficial frente al portugués, y el estilo nacional frente al extranjero, (si bien existen claras influencias brasileñas en el área departamental, más en concreto en ciudades fronterizas como Río Branco y Aceguá).

Un testimonio de antiguas épocas lo constituye la singular edificación de la Posta del Chuy, a pocos kilómetros de la ciudad de Melo. La Antigua Posta del Chuy se ubica a 12 kilómetros de la ciudad capital. Era una antigua posada para viajeros que se desplazaban en diligencias entre Melo y Villa Artigas (hoy Río Branco). Aquí se cobraba peaje por pasar por el puente sobre el arroyo Chuy del Tacuarí, siendo la primera Concesión de Obra Pública que se efectuó en el Uruguay. Construido en 1855 por dos vascos franceses de apellido Etcheverry, canteros de profesión, el sólido edificio construido con piedras areniscas unidas sin argamasa, igual que el puente con troneras por el que se accede, por sus características es considerado una pieza arquitectónica única en Sudamérica. Actualmente se encuentra vedado el paso de vehículos sobre el puente. Ha sido declarada Monumento Histórico Nacional. Uno de los impulsores de su restauración fue el historiador Horacio Arredondo. La historia de su construcción puede leerse en el libro "Los árboles de piedra", del escritor Andrés Echevarría.
Algunos personajes aparecen protagonizando la historia local: Bartolomé Neira (primer comisionado anterior a 1800); Dr. Benito Henrique Ducós de Lahitte (primer clérigo presbítero de la villa de Melo y capitán castrense- 1797); el Dr. Santiago Carzin (primer médico local anterior a 1809); el Dr. Gregorio de España y Castro (primer cirujano que en 1810 relevó al anterior).
Don Pedro Antonio Ortuña fue el primer industrial que instaló un horno de ladrillos en 1801 y Don José Núñez fue el primer representante de Melo. Manuel Royano fue el encargado de ejecutar como alcalde el primer censo territorial en 1823 mandado por Carlos Federico Lecor. Juan Antonio Lavalleja estableció el cuartel general del ejército libertador, donde se radicaron numerosos y prestigiosos oficiales orientales y argentinos, y desde donde se sostuvo una intensa actividad militar en 1827.
El 18 de julio de 1830 se celebró la Jura de la Constitución y, en ese mismo acto,
los pobladores de Melo organizados solicitaron al Gobierno nacional que los 300 patacones votados para festejos de la Jura, fueran destinados a la fundación de la primera escuela pública .Don Joaquín Suárez fue el primer jefe de policía, en 1867, y principal responsable de la construcción de la Catedral de Melo.
En 1897, la batalla de Arbolito, durante la Presidencia de Juan Idiarte Borba, enfrentó al comandante Justino Muniz con las fuerzas revolucionarias de Aparicio Saravia.
En el ámbito cultural, el departamento ha sido la cuna de brillantes talentos literarios como la mítica Juana de Ibarbourou (también apodada Juana de América), Emilio Oribe, Casiano Monegal, Pedro Martins Marins y Justino Zavala Muniz. No en vano, en 1988 se creó un taller artístico que operaría a través de la Asociación de Escritores de Cerro Largo, una institución orientada a promover el arte literario en la región, y que ha convocado numerosos certámenes de literatura en el que han participado jóvenes escritores de otros departamentos y de países miembros del Mercosur.
Tabaré Etcheverry, fue un insigne cantautor folclórico local que, en parte por su prematura desaparición que no le posibilitó estar presente en el período de auge del llamado Canto Popular Uruguayo en la década de 1980, y en parte por las políticas de radiodifusión de su país, no ha tenido un reconocimiento acorde a su trayectoria y producción musical. No obstante, ha quedado inscripto en la memoria popular y posee un importante número de adeptos en el Río de la Plata.
Casas y estancias con Historia: La vida política en Cerro Largo acaeció realmente en las estancias. Hay muchísimos ejemplos, pero con hacer el "tour" por los cascos históricos de las casas en donde vivieron, se multiplicaron, ejercieron el poder y también intrigaron los grandes caudillos de la época, alcanza y sobra para comprobarlo. Las protagonistas de las revoluciones de 1897 y 1904 marchan a la cabeza, pero hay muchas más.Son estancias con historia.
Las casonas donde se desataron las desavenencias que separaron a los Muniz de los Saravia siguen en pie y pueden visitarse. Las diferencias profundas que pusieron de un lado el país colorado y del otro el país nacionalista son como miradores en medio del campo. Y está además el reducto de El Cordobés que fue algo así como la fortaleza de Aparicio. Pero también La Ternera cuyo casco se conserva íntegramente como era a principios del siglo XX, cuando se desarrollaron en ese lugar los episodios que conmovieron la vida pública del país y motivaron la desaparición de los Jurados que integraban la actividad jurídica nacional.
La Casa de las Crónicas, es el lugar donde el nieto de Justino Muniz, Justino Zavala Muniz, de rica y extensa trayectoria cultural (fue uno de los pilares de la creación de la Comedia Nacional), escribió "Crónica de Muniz" en defensa de la memoria de su abuelo. Está cerca del pueblo Bañado de Medina.
El Mirador de Ramón Mundo: pasando por la famosa Cueva de la Tigra y antes de llegar a Fraile Muerto a la derecha de la carretera hay una antigua casa con dos torreones. Es conocida como "La casa quemada". Perteneció desde 1896 a Ramón Mundo y tenía una pulpería. La arrendó el matrimonio Zavala Muniz y hubo problemas con muertos y todo, con división comandada por Chiquito Saravia. Ahí nació la rivalidad entre las dos familias, se dice.
Estancia Las Marías; flanqueada de palmeras, exhibe un patrimonio histórico que se remonta a 1870. La historia comenzó con Doroteo Navarrete. De la estancia (que tenía 6 mil hectáreas) queda el casco y unas 500 hás dedicadas al pastoreo de ejemplares Hereford, a pocos km de Melo sobre la ruta 8 a metros del frigorífico PUL.S.A.
Azotea de Mazziotta; en la ciudad de Fraile Muerto, ubicada sobre la ruta 7, esta vieja residencia perteneció a uno de los fundadores de la ciudad, el padre del ex presidente de la República, Joaquín Suárez y cuenta con valiosos detalles arquitectónicos.
Azotea del Padre Alonso; es un viejo casco de estancia con orígenes anteriores a 1800. Perteneció a Juan Alonso Martínez, más conocido como "Padre Alonso", por los constantes servicios sanitarios y de hospedaje que prestó a indios y negros que servían, pero también a peregrinos y visitantes de la zona.
Estancia Palleros; pertenece al circuito misionero. Fue fundada por Alejandro Gallinal en 1914 y está en la quinta sección de Cerro Largo. Tiene una superficie de 4.600 hás y hoy se dedica al Hereford ciclo completo y la cría de Corriedale. Un porcentaje menor (5%) se destina a la producción de soja.
Estancia de Justino Muniz; perteneció al principal adversario de Saravia en las revoluciones de 1897 y 1904. La casa se conserva como en la época y se puede visitar, aunque es propiedad privada y está en las cercanías de Bañado de Medina. En su patio interior se desarrolló el atentado contra Muniz que costó la vida a uno de sus lugartenientes.
 
 
 
(Fuente: "El País y sus 19 Departamentos". Co-edición de El País y Testoni Studios).
 
  Total 198550 visitantes (309490 clics a subpáginas) en esta web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=