Clubes de Ciencia
  Produciendo textos en la clase
 
¿CÓMO SE ENSEÑA A ESCRIBIR? Antxón Álvarez Baz y Pilar López García
El profesor debe enseñar a los alumnos las secuencias por las que pasa una actividad de expresión escrita. Para conseguirlo, realizará una serie de actividades dentro de cada etapa.
La primera de las etapas es la etapa de presentación; a esta etapa la llamamos:
1. Antes de la actividad
En esta parte el profesor realizará una serie de actividades encaminadas a presentar el tema. La manera de proceder es presentando un texto, escuchando una canción,iniciando una discusión, etc. Es importante mostrar modelos a seguir y trabajar partes de los mismos.
2. Activación de ideas
Para activar ideas se pueden hacer ejercicios para trabajar los campos semánticos,a través de asociaciones de ideas, ideogramas, etc. En este momento es cuando se le presenta al alumno el tipo de discurso que vamos a trabajar (narración, descripción,
argumentación, etc.) y la forma de proceder en clase (individualmente, en grupos, en parejas, etc.).
3. Escritura de la composición
Una vez que se hayan trabajado los puntos anteriores, se procederá a realizar la tarea de escritura propiamente dicha. Para cuando lleguemos a esta etapa el alumno ya habrá realizado diferentes “tareas de estimulación” y estará en disposición de crear su propia composición siguiendo los modelos vistos en las actividades precedentes.
4. Etapa de corrección de la composición
Esta es la etapa en la que el alumno deberá corregir en grupo o por parejas su producto. Todo ello después de haber hecho su propia autocorrección ayudado por el profesor.
Existen diversas formas de corrección dependiendo de la parte del proceso en la que se encuentre el alumno. El profesor procurará utilizarlas todas, en la medida de lo posible, para que el estudiante pueda corregir el máximo y aprender de lo corregido.
5. Puesta en común A través de la puesta en común los estudiantes valorarán lo aprendido y procurarán aprender de los errores cometidos.
 

LA CORRECCIÓN
La corrección es un instrumento muy eficaz para el aprendizaje especialmente si se usa como una técnica didáctica que forma parte del proceso de composición. La corrección tiene que ser la constante actividad de revisión del escrito y será tarea del profesor
integrarla en cada paso que se vaya dando hacia el producto final. Otra característica de la corrección es que a través de ella se le responsabiliza al estudiante de su propio aprendizaje.
La forma de llevar la corrección al aula debe de ser variada para que no se convierta en algo monótono. Una parte importante de la corrección se debe realizar cuando el alumno está creando el escrito, otra al finalizar y una tercera en el momento de la
revisión.
En el libro titulado Reparar la escritura, D. Cassany (1998) nos muestra diferentes objetivos que persigue la corrección, objetivos como: Informar al alumno sobre su texto o sobre aspectos concretos del mismo como pueden ser: su ortografía, su originalidad, sus errores, etc. Otro de los objetivos es conseguir que modifique su texto dándole instrucciones generales para perfeccionarlo. Un tercer objetivo es conseguir que el alumno
mejore su escritura aprendiendo de los errores cometidos. Y en último lugar aparecen objetivos para conseguir el cambio de comportamiento del alumno al escribir o aprender técnicas nuevas de composición.

A. Diversos aspectos a corregir

Adecuación
• Utilización de las características que definen el tipo de texto.
• Utilización de un registro adecuado al tipo de escrito que se le pide.
• El producto final posee una presentación cuidada y estéticamente adecuada.
 
Estructura
• El discurso es claro y coherente.
• Todas las ideas importantes aparecen reflejadas en el texto de forma clara.
• La distribución de estas ideas siguen un orden lógico sin interrupciones ni rupturas.
• Todos los elementos de la frase están presentes y aparecen bien organizados.
• Utilización de variedad de palabras de enlace para señalar las relaciones que existen entre las ideas.
• Uso adecuado de criterios de organización, conectores y mecanismos de cohesión.
 
Gramática
• Utilización de una adecuada estructura de la frase.
• La concordancia dentro de la frase es correcta.
• Errores que corresponden a los tiempos verbales utilizados y a la correlación
entre ellos.
• Correcta utilización de las estructuras gramaticales.
 
Vocabulario
• Amplia precisión léxica (sinónimos, antónimos, etc.).
• Correcta utilización del vocabulario adecuada a la situación comunicativa planteada.
• La utilización de vacilaciones y circunloquios.
• Uso repetitivo de palabras.
• Incorrecciones léxicas inadecuadas para este tipo de texto
 
Ortografía y signos de puntuación
• La b y la v, la c y la z, la h, la g y la j, etc.
• Los acentos en los diferentes tipos de palabras, agudas, llanas, monosílabos, etc.
• La separación de palabras
• El uso de las mayúsculas y las minúsculas

B. Propuestas para corregir
A continuación vamos a presentar una serie de propuestas para corregir productos textuales. Dichas propuestas han sido experimentadas en el aula y son producto de nuestra experiencia docente. La aplicación combinada de estas técnicas nos ha llevado a obtener óptimos resultados en el aula.
 
1. Corregir mientras están escribiendo
Mientras los alumnos están escribiendo en clase el profesor irá prestándoles la ayuda que necesiten. Siempre manteniéndose al margen para que sean los alumnos los protagonistas de su propia producción.
El profesor estará disponible para resolver cualquier duda que tenga el alumno en el proceso de confección del texto. Bien sea haciéndole reflexionar sobre el contenido del texto o sobre la estructura del mismo.
 
2. Corregir una parte y la otra que sea autocorrección
Esta propuesta se lleva acabo de la siguiente manera:
El profesor corrige una parte del producto final; en esta parte señala los diferentes tipos de errores que el alumno haya podido tener. El profesor especifica cada error, lo clasifica y se lo explica al alumno. A continuación le toca el turno al alumno; éste tiene que autocorregirse el resto de la composición procurando no cometer errores similares a los ya corregidos.
 
3. Corregir en grupo a través del pizarrón
Se trata de un método muy efectivo y muy fácil de llevar al aula. Los pasos que se siguen son: Cuando el alumno está escribiendo, el profesor se pasea por el aula recogiendo diferentes tipos de errores que éstos van cometiendo.
A continuación, estos fallos se pasan al pizarrón para que toda la clase pueda corregirlos.
Una de las ventajas de esta propuesta es que se mantiene el anonimato de la persona que ha cometido la falta, siendo la otra gran ventaja el hecho de que toda la clase está atenta a la corrección y se implica en ella.
 
4. Corregir en parejas
Es uno de los métodos más efectivos y más usados como técnica de corrección dentro del aula. Se lleva a la práctica una vez que la composición está ya terminada. Es muy habitual que a los alumnos se les planteen dudas durante la práctica de este tipo de corrección; sirvan de ejemplo frases como: ¿es correcto lo que yo he escrito o es correcto lo que dice mi compañero?
Será tarea del profesor resolver todo tipo de dudas y proporcionar a los alumnos las explicaciones pertinentes para que todo quede bien claro.
Corregir mirando sus escritos anteriores y teniendo presente los errores cometidos anteriormente.
Para poder realizar correctamente este tipo de corrección necesitamos que el alumno desde el primer día vaya tomando nota de los errores más frecuentes, tanto los producidos por él mismo, como los realizados por sus compañeros clase.
Al utilizar la destreza de las anotaciones, podemos hacer ver al alumno cómo va evolucionando y progresando en su producción textual al mismo tiempo que va adquiriendo cierta independencia en lo que a corrección se refiere.
El uso de una u otra depende del estadio en el que se encuentre el alumno en su proceso de creación y de la fase de corrección en la que estemos situados.
En nuestra opinión, avalada por la práctica docente, la combinación de todas estas destrezas, es el camino ideal para llegar a la autocorrección; camino en el que pretendemos que el alumno trace las guías de sus creaciones y las modifique hasta perfeccionarlas al máximo.
 
C. Recomendaciones para una corrección eficaz
Basándonos en Cassany (2005) y en nuestra experiencia docente, hemos reelaborado una serie de recomendaciones didácticas para llevar a cabo una corrección eficaz por parte del profesor, y que dicho sistema de corrección dé resultados relevantes en los
alumnos. Desde esta perspectiva, proponemos los siguientes puntos a seguir:
1. Corrige cuando el alumno está escribiendo. Tanto para ti como para él es mucho más efectivo. Los dos estáis metidos en contexto.
2. Corrige utilizando códigos o baremos que el alumno comprenda. La corrección tiene que ser transparente y exenta de subjetividad.
3. Procura que el alumno corrija más que tú. Dale las herramientas correspondientes para hacerlo cada vez más autónomo en lo que a la corrección se refiere.
4. Dale instrucciones concretas sobre el tipo de corrección que tiene que llevar a cabo. Si es necesario procúrale ejemplos similares de corrección.
5. Intenta premiar las autocorrecciones. De esta manera incentivas al alumno y lo haces responsable de sus escritos.

Para terminar, hay que decir, que el proceso de corrección de la escritura es variable y se va depurando a lo largo del mismo. Muchos profesores hemos ido evolucionando en la aplicación de las técnicas iniciales de corrección, aquellas que se basaban en corregir el error para que el alumno no volviese a cometerlo. No obstante, la práctica del día a día nos ha enseñado que al igual que en otros productos, el alumno necesita pasar por diversas fases en su proceso de producción y corrección textual, y los profesores necesitamos mezclar todo tipo de métodos o destrezas con objeto de lograr que los alumnos consigan originar óptimos productos textuales.
 
BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA
Álvarez, M. (2001): Ejercicios de escritura. Nivel avanzado, Madrid: Anaya
— (2001): Ejercicios de escritura. Nivel medio, Madrid: Anaya
Arnal, C. et al. (1996): Escribe en español, Madrid: SGEL.
Artuñedo Guillén, B. (1997): Taller de escritura, Madrid: Edinumen.
Carrillo, E. et al. (1987): Dinamizar textos, Madrid: Alhambra.
Cassany, D. et al. (1994): Enseñar lengua, Barcelona: Graó.
Cassany, D. (1989): Describir el escribir, cómo se aprende a escribir, Barcelona: Paidos
Comunicación.
— (1995): La cocina de la escritura, Barcelona: Anagrama.
— (1998): Reparar la escritura, Barcelona: Graó.
— (2005): Expresión escrita en L2/ ELE, Madrid: Arco/Libros.
Cuerpo, M. (1996): “Diviértete escribiendo”, Frecuencia E/LE 2, 19-21.
La escritura paso a paso: elaboración de textos y corrección 967
Cornejo, M. et al. (1995): Comprensión para personas adultas, Valencia: Aguaclara.
— (1996): Comprensión para personas adultas – 2, Valencia: Aguaclara.
Díaz, L. y R. Martínez, R. (1998): E de Escribir, Barcelona: Difusión S.L (Colección
Tareas).
Díaz, L. y Aymerich, M. (2003): La destreza escrita, Madrid: Edelsa.
Eguiluz Pacheco, J. et al. (1996): “Criterios para la elboración de textos"
 
  Total 198555 visitantes (309534 clics a subpáginas) en esta web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=