Clubes de Ciencia
  Todos somos peatones
 
Los peatones son el eslabón más débil de la cadena de la siniestralidad vial, sobre todo ancianos y menores de 9 años. Y como todos somos peatones en algún momento, es necesario recordar algunas de las reglas básicas de seguridad para cuando se anda por las calles de una cuidad:
 
1.- Personas ancianas, discapacitados y niños deben caminar por la calle acompañados de un adulto. Si andan solos, ¡ayúdeles a cruzar la calle!
 
2.- Los niños menores de 9 años deben cruzar la calle agarrados de la mano de su acompañante.
 
3.- Nunca cruce en una curva ni cerca de ella. Tampoco lo haga en zonas donde no pueda ver bien si viene un vehículo. Por muy solitaria que esté la calle, busque un lugar con visibilidad, PARE, MIRE, ESCUCHE y, después, CRUCE.

4.- Al cruzar la calle, camine, no corra. Establezca contacto visual con el conductor para cerciorarse de que le hayan visto. Tenga especial cuidado con taxis, autobuses, camiones o vehículos de carga.
 
5.- Jamás cruce en diagonal o en un cruce en el que se juntan dos calles.
 
6.- Nunca cruce entre vehículos que están estacionados o retenidos.
 
7.- No cruce entre coches que están aparcando y tenga prudencia con las salidas de estacionamientos y garajes.
 
8.- Camine siempre por la acera y deténgase antes de cruzar. Observe derecha-izquierda-derecha, cerciórese de que le hayan visto y cruce solo si hay espacio suficiente.
 
9.- Cuando baje del autobús y vaya a cruzar la calle, hágalo por la parte de atrás del autobús.
 
10.- En los pasos de peatones, aunque tiene derecho preferente de paso, eso no le autoriza a invadir repentinamente la calzada o a cruzar corriendo. Cerciórese de que el conductor del vehículo le ha visto y no cruce hasta que pare.

Conducir con respeto
 
Como conductor es un deber mostrar consideración hacia los peatones, ya sea en una congestionada vía urbana o por un solitario camino rural.
Conduzca con cuidado y a baja velocidad cuando haya peatones cerca, especialmente en las calles comerciales muy concurridas, áreas residenciales, proximidades de paradas de autobuss, colegios, etc.
Nunca olvide que alguien puede aparecer repentinamente de entre vehículos estacionados.
Tenga presente que hay personas que pueden sufrir discapacidades no visibles (como lesiones de la vista o el oído), pero que les afectan la adecuada percepción de los estímulos.
Los ancianos necesitan más tiempo para cruzar la calle; sea cortés y no intente apurarles.
Los niños son un grupo especial de peatones, con características distintas al resto. Una de ellas es su estatura, que les limita su visibilidad y dificulta que los conductores se den cuanta siempre de cuando hay un menor cerca. Por otro lado son impulsivos y con poca capacidad de concentración. Sea especialmente prudente cerca de colegios y parques infantiles.
Fuente: Raúl Alberto Peniche Mendoza, Proyecto Educativo
NETWORKVIAL-MEXICO vinculando a
http://networkvialmexico.ning.com/profiles/blogs/
 
 
  Total 198550 visitantes (309463 clics a subpáginas) en esta web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=