Clubes de Ciencia
  Visitamos Museo en Cuhilla de Peralta
 
Un museo secreto en medio de un perdido paraje rural
A cincuenta kilómetros de Melo, hacia al Este, en la zona conocida como Cuchilla de Peralta, entre los extensos campos del paraje Cañas y Cañitas, en medio de las sierras y arroyos y de un sinuoso y estrecho camino de balasto, cobijado en un viejo casco de estancia, se levanta un solitario museo privado que hasta ahora nadie conocía.
Museo en Cuchilla de Peralta.Nota y Fotos: Nestor Araújo
 
Al ingresar al interior de la casona, tipo colonial, que se erige en forma "señorial", se abren paso a una infinidad de objetos que se resisten a ser olvidados. Herramientas y artículos domésticos forman parte de este patrimonio que se exhibe acompañado por el sutil canto de las aves del lugar.
 
Yugos para tirar los bueyes, faroles, viejas lámparas a querosene, herramientas para dar toma a las ovejas, monedas, billetes antiguos, escopetas y revólveres de varios calibres, planchones de los que llevaban brasas, históricas herramientas para cortar pasto y avena, boleadoras, un acordeón, una vitrola, radios antiguas de varias marcas, damajuanas, balanzas, marcas de ganado, básculas, y muchos otros objetos cuelgan de las cuatro paredes, rememorando los antiguos elementos de las familias del campo.
 
Además se pueden ver aperos que, a falta de tractor, eran el enganche para arrastrar los arados de mancera tirados por caballos. Mederos aprovechó además las viejas estanterías, hechas con la madera de los cajones que traían las damajuanas para colocar sus piezas.
 
Este prolijo museo quedó al descubierto cuando en esa misma casa llamada "establecimiento El Fandango", las autoridades de UTE y de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP) y del Ministerio de Ganadería, fijaron como sede para hacer allí el acto de inauguración de la primera parte de una obra de electrificación rural.
 
Los trabajos abarcarán 103 kilómetros de línea por un monto de un millón y medio de dólares, (una de las más grandes del país), el acto fue el pasado miércoles 29, y ante la mirada atenta de las autoridades e invitados, Luis Mederos presentó su museo.
 
 
El director de UTE, Walter Sosa, se encargó de guiar a quienes participaban de acto al interior de la casona, para mostrar, impresionado, lo que estaba viendo. "Esto se ve en las ciudades, pero así en medio del campo y sin promoción, no es habitual" dijo Sosa.
 
Mederos por su parte, el dueño del museo comentó a El País que reunió todas estas piezas históricas le llevó años. "comencé recogiendo de mis propios familiares y de mis abuelos y padres, luego fui comprando en los remates, artículos o herramientas que veía compraba para armar esto" sostuvo.
 
Su pasión por las cosas antiguas hace que Mederos, además de dedicarse a la tarea de campo le destine una buena parte de su tiempo a convertir su estancia en un Museo, pero para él, no para el público. "no significa a que si viene alguien no le voy a abrir la puerta, claro que sí y le enseñaré para que servían estas herramienta y objetos, pero es un pasatiempo mío, propio, muy lindo".
 
La solitaria estancia está a 25 kilómetros por la Ruta 26 a Río Branco, luego hay que tomar el camino vecinal a Cañas y frente a la Escuela Rural N° 45 de Montecito se toma otro camino estrecho a la izquierda, se recorren 10 kilómetros más hasta encontrar el casco blanco, con techos de teja, de El Fandango. cerro largo, museo en medio del campo, cuchilla de peralta, antigúedades
 
Museo privado.
El museo, que no tiene nombre, es de carácter privado, aunque el propietario, Luis Mederos, afirmó a El País que está dispuesto a recibir visitantes. Las piezas que expone provienen de sus antepasados o fueron localizadas en remates de la zona.
 
El casco de la Estancia “El Fandango” se integra a un paisaje agreste y serrano, situado en Cuchilla de Peralta a pocos kilómetros de la frontera con Brasil.
 
 
  Total 190663 visitantes (297544 clics a subpáginas) en esta web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=