Clubes de Ciencia
  Visitamos cooperativa lechera de Melo. COLEME
 








La cooperativa fue fundada en 1932 –es la fecha que tomamos como fundacional que es la que consta en la primera reunión de su Consejo de Administración-, y tiene su origen, su nacimiento en la Escuela Técnica de Melo a raíz de una Ley de aquella época, promovida por el diputado Francisco Saravia y un docente de la Universidad del Trabajo de la época, el ingeniero Julio G. De Soto.

Esa Ley hablaba de tomar a las Escuelas Industriales como núcleo para crear en ellas una usina de pasteurización y que sirviera como núcleo de gestación de una cooperativa de productores, en aquel momento existían productores que vendían su leche a la ciudad de Melo en forma individual y a instancias del ingeniero De Soto y de ese diputado se empieza a trabajar y se constituye la cooperativa en el propio edificio de la Escuela Industrial de Melo, empieza a funcionar el 18 de diciembre de 1936, la industria, la planta, y funciona en el predio de la Escuela Industrial hasta el año 1981.

El 25 de agosto de 1981 se inaugura la actual planta de COLEME. La pequeña usina de pasteurización, las “viejas” botellas de vidrio, los repartidores de carros tirados por caballos, las dificultades técnicas, dan paso a una nueva Planta industrial que actualmente  funciona  con aproximadamente 70 productores y una producción de 10 millones de litros al año. En ella trabajan unas 70 personas y recibe unos 35 mil litros de leche por día. Para conocer su funcionamiento la visitamos.

Los sustentos iniciales de COLEME, Cooperativa Lechera de Melo, fueron la construcción de pabellones de pasteurización de leche destinada al consumo de la población de Melo y la preparación de alumnos para la incipiente industria lechera; hoy cuentan con el impulso de 70 productores y una producción de unos 10 millones de litros al año.

En la década del 30, esta cooperativa, creada por la Ley Nº 8.650, surge a iniciativa del Director de la Escuela Industrial de la ciudad, Julio De Soto, uno de los pioneros en materia de ingeniería agronómica.

La pequeña usina de pasteurización, las “viejas” botellas de vidrio, los repartidores de carros tirados por caballos, las dificultades técnicas, dan paso, allá por la década del 80, a una nueva Planta industrial que actualmente  funciona  con aproximadamente 70 productores y una producción de 10 millones de litros al año.

El Gerente de COLEME, José Gancio, señaló la “pelea” dada por los productores, en el año 1981, que hasta la fecha se mantiene, por lo que significó la construcción de la actual planta industrial, manifestando en ese sentido que, “se embarcan en la construcción de esta nueva planta, se endeudan mucho y la cuenca no había crecido lo suficiente como para afrontar toda esa deuda”.

En cuanto al perfil de los productores, Gancio manifiesta que “es muy similar a los productores de la cuenca lechera tradicional; es decir, hay productores pequeños, de hasta 100 litros diarios, o hasta un poco menos, y productores de hasta 6.000 litros por día”.

ENTREVISTA CON EL GERENTE COMERCIAL DE LA COOPERATIVA COLEME DE MELO, JOSÉ GANCIO

PERIODISTA: ¿Qué etapas de transformación se dieron desde la historia fundacional para llegar a esta planta actual, en cuanto a los proveedores y a los productos?

GANCIO: La cooperativa fue fundada en 1932 –es la fecha que tomamos como fundacional que es la que consta en la primera reunión de su Consejo de Administración-, y tiene su origen, su nacimiento en la Escuela Técnica de Melo a raíz de una Ley de aquella época, promovida por el diputado Francisco Saravia y un docente de la Universidad del Trabajo de la época, el ingeniero Julio G. De Soto. Esa Ley hablaba de tomar a las Escuelas Industriales como núcleo para crear en ellas una usina de pasteurización y que sirviera como núcleo de gestación de una cooperativa de productores, en aquel momento existían productores que vendían su leche a la ciudad de Melo en forma individual y a instancias del ingeniero De Soto y de este diputado se empieza a trabajar y se constituye la cooperativa en el propio edificio de la Escuela Industrial de Melo, empieza a funcionar el 18 de diciembre de 1936, la industria, la planta, y funciona en el predio de la Escuela Industrial hasta el año 1981. El 25 de agosto de 1981 se inaugura la actual planta de COLEME, los productores incurren en una deuda importante para construir su nueva planta, que hasta el día de hoy “la estamos peleando”.

Bueno, un poco esa es la historia, los productos originales eran, la leche pasteurizada, las clásicas botellas distribuidas en carritos,  durante muchos años fue la tónica, y la gente se identifica mucho con eso; hay una gran identificación del pueblo de Melo y de Cerro Largo, en general, con la leche COLEME, con la cooperativa.

PERIODISTA: ¿Cuál es el perfil actual de los productores proveedores de leche que están trabajando en la cooperativa?

GANCIO: Ha sido un poco la tónica de toda la lechería, muchos productores pequeños durante mucho tiempo, muchos productos, dulce de leche, yogurt, quesos, manteca,  le decía que en la década del 80, fines del 70, los productores se embarcan en la construcción de esta nueva planta, se endeudan mucho y la cuenca no había crecido lo suficiente como para afrontar toda esa deuda. O sea, la expectativa original al construir la planta no se vio colmada; entonces se resuelve hacer un convenio con Conaprole para que nos proveyera de la materia prima que faltaba para utilizar la capacidad instalada de la planta en toda su plenitud. Entonces en 1993 COLEME empieza a trabajar en convenio con Conaprole, se disminuye la cantidad de productos, se deja de hacer dulce de leche, se deja de hacer manteca, y se hace quesos a façon para Conaprole, con destino a mercado interno o exportación. Conaprole si es necesario envía leche y si no, se elabora con la leche de acá, de la cuenca de COLEME. Y desde 1993 a la fecha estamos en ese convenio, ha sido muy bueno para la cooperativa desde diversos puntos de vista.
 

El perfil de los productores es muy similar a los productores de la cuenca lechera tradicional; es decir, hay productores pequeños, de hasta 100 litros diarios, o hasta un poco menos, y productores de hasta 6.000 litros por día. El número de productores tuvo un descenso de 200 productores que llegó en un pico histórico hasta 55, y ahora últimamente ha repuntado, estamos en 70 socios mas o menos. La producción por productor ha aumentado, ha aumentado la productividad, como en toda la lechería nacional. La cooperativa hoy recibe unos 10 millones de litros al año.

PERIODISTA: ¿Los productos que comercializan hacia qué mercados van, internos, externos?

GERENTE GANCIO: Nosotros tenemos el abastecimiento de leche pasteurizada en todo el departamento de Cerro largo, es decir en Melo y los centros poblados de Cerro Largo que son, Fraile Muerto, Noblía y Aceguá, Río Branco y además vamos hasta Santa Clara y entramos un poquito a Treinta y Tres  hasta Cerro Chato. Ahí vendemos leche pasteurizada que sale con la marca COLEME-Conaprole, y después hacemos para Conaprole, en exclusividad, el queso magro  con y sin sal, el queso cremoso y el Port Salut de Conaprole se hacen acá, el queso parrillero de Conaprole se hace en COLEME, hacemos queso danbo y el sandwichero con destino a exportación y a mercados internos, el grueso es para mercado interno, pero tenemos por ejemplo alrededor de  unas 90 toneladas destinadas al mercado mexicano, que  sale con marca Conaprole pero elaborado por nosotros o sea la empresa exportadora es COLEME, y salen exportaciones  para Chile, Paraguay, Bolivia. En una época exportamos para Venezuela, ahora en este momento está medio enlentecido ese mercado, el destino lo determina Conaprole.

PERIODISTA: En cuanto al proyecto SUMA que tiene CUDECOOP y la implementación de gestión del programa ambiental ¿cómo se sitúan ustedes como cooperativa respecto a este Proyecto?

GERENTE GANCIO: Respecto a ese proyecto nos enteramos a través de CAF,     COLEME está afiliada a CAF (Cooperativas Agrarias Federadas) y a la Comisión Nacional de Fomento Rural- y teníamos para  resolver un tema medioambiental, el tema del tratamiento de los efluentes de la Planta y el Proyecto nos ayudó a hacer un Convenio con la Facultad de Ingeniería, ya habíamos solicitado asesoramiento técnico con la Facultad de Ingeniería, con el Instituto de Ingeniería Química de dicha Facultad y con ese Proyecto financiamos parte del Convenio. Normalmente con CAF como con Comisión Nacional hacemos emprendimientos en conjunto, ya sea convenios con Instituciones del exterior, con Comisión Nacional financiamos hace unos años la compra de tres camiones para la distribución de leche acá, la cooperativa mantiene relación con diversas instituciones.

 
La cooperativa fue fundada en 1932 y tiene su origen en la Escuela Técnica de Melo (UTU), a raíz de una Ley de aquella época, promovida por el diputado Francisco Saravia y un docente de la Universidad del Trabajo de la época, el ingeniero Julio De Soto. Esa Ley hablaba de tomar a las Escuelas Industriales como núcleo para crear en ellas una usina de pasteurización y que sirviera como núcleo de gestación de una cooperativa de productores, en aquel momento existían productores que vendían su leche a la ciudad de Melo en forma individual y a instancias del ingeniero De Soto y de ese diputado se empieza a trabajar y se constituye la cooperativa en el propio edificio de la Escuela Industrial de Melo, empieza a funcionar el 18 de diciembre de 1936, la industria, la planta, y funciona en el predio de la Escuela Industrial hasta el año 1981.

El 25 de agosto de 1981 se inaugura la actual planta de COLEME. La pequeña usina de pasteurización, las “viejas” botellas de vidrio, los repartidores de carros tirados por caballos, las dificultades técnicas, dan paso a una nueva Planta industrial que actualmente  funciona  con aproximadamente 70 productores y una producción de 10 millones de litros al año. En ella trabajan unas 70 personas y recibe unos 35 mil litros de leche por día.







 Este registro de fotos muestra desde una visita de Juana de Ibarbourou a la Escuela Técnica en la década del 60 -donde nació y funcionó COLEME hasta 1981-  y también como era el reparto cuando la leche se ordeñaba a mano y se enviaba a la planta de COLEME en tarros que eran transportados por carros tirados por caballos  y ahì era pasteurizada, envasada en botellas de vidrio de un litro y de medio litro, tapadas con tapitas de cartón con el registro del día de la semana impreso en ellas y finalmente repartida también en carros tirados por caballos...

 Escribe el DR. Mario Burgos (Tomado de su FACEBOOK): "  La "COOPERATIVA DE LECHERÍA DE MELO" (COLEME) fue la primera usina pasterizadora de leche del país. Con forma cooperativa, es anterior en el tiempo a "CONAPROLE".

Y fue una empresa pujante. Naturalmente que no puedo describir el paisaje de sus comienzos, el tiempo de los "pioneros", pero si remontarme a los de mi niñez y juventud. El  inconfundible sonido de las botellas de vidrio de litro, con tapas de cartón, que se repartían "a domicilio", en un tiempo en el carro y luego con otros medios; pero se la dejaban "en casa"

Naturalmente, "COLEME" no sólo pasterizaba leche; también producía manteca y quesos (el "Dambo" y "Holandita"); y -por supuesto- el dulce de leche. Recuerdo cuando íbamos con papá (que también era cooperativista y remitente de leche) hasta el puesto de venta ubicado al frente de la vieja planta industrial; allí, sobre el piso de adoquines en la manzana de la "Escuela Industrial", a comprar unos estupendos cucuruchos de dulce de leche.....

En frente por la calle Treinta y Tres estaba el "Almacén" de COLEME, en el que los cooperativistas podían adquirir a precios ventajosos y a crédito (pagaban sus compras con las liquidaciones de la leche que remitían), ropas, comestibles, herramientas e insumos. Era una cooperativa que aprovechaba en todas sus posibilidades las herramientas para el trabajo y crecimiento común que le otorgaba el tipo societario.
Pero este paisaje de gente trabajando en esfuerzo común y solidario, se completaba con otro, que se divisaba en cualquier camino de Cerro Largo. Era muy común encontrarse al recorrerlos, de mañana o en la tardecita, con 4, 8 o 10 tarros en los que se entregaba la leche de los pequeños productores, o que se devolvían por la empresa, ya lavados al vapor, para ser utilizados en la próxima entrega. Detrás de cada montoncito de tarros, había una familia de pequeños productores tamberos, de esos que la luchaban con 6 o 10 vaquitas. Naturalmente, si multiplicamos esas 6 vaquitas por 70 pequeños tamberos, vamos a tener una idea de la cantidad, de la dimensión de la cuenca lechera, y del número de familias que obtenían su sustento de la lechería, en Cerro Largo.
Un poco más acá en el tiempo, en plena dictadura cívico militar, COLEME inauguró su nueva y moderna planta industrial en calle José Pedro Varela, certificación de la pujanza y solidez de la empresa y promesa de desarrollo para el departamento y su gente. Fue por entonces que COLEME fue la primera en distribuir la leche en bolsitas de polietileno, y a comenzar la fabricación de yogur." Dr. Mario Burgos
 
  Total 203618 visitantes (317828 clics a subpáginas) en esta web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=