Clubes de Ciencia
  Pintor Freddy Sorribas
 
Publicado por Leticia Benitez. 

Freddy Sorribas es un artista plástico uruguayo nacido en Melo, Cerro Largo el 14 de febrero de 1948. Comenzó a estudiar pintura en 1957.Desde entonces se ha desarrollado como artista. Internacionalmente reconocido por sus obras como fueron "mesa con lampara" , "mujer y botella azul" entre tantas, donde utiliza colores fuertes y potentes así como el intenso sentimiento personal sobre las mismas. Actualmente vivi en Brasil. Lo han considerado un artista que ha desenvuelto sus técnicas de presición y vigor, además de su expresión de libertad. Su trayectoria ha sido premiada en varios lugares como Porto Alegre, New York, Buenos Aires como también en Acapulco. Alguna de sus premiaciones han sido Pintores Uruguayos 1977 en la Galeria del Notariado ubicada en Montevideo. 
 
Freddy Sorribas, de larga trayectoria en las artes plásticas de nuestro país, medalla de oro en la 6ª Bienal de Salto, volvió en este año a presentarse pero fue --según sus palabras-- "censurado", consigna la revista digital "La Onda", que puede abrirse en la dirección electrónica "laonda@adinet.com.uy". La República del Interior ya informó detalladamente de los premios otorgados en la referida Bienal de la ciudad litoraleña y ahora tiene la obligación de presentar esta denuncia, que de ser confirmada por los hechos, estaría demostrando que la libertad de expresión tiene sus obstáculos en nuestro país.
 
No todas las obras de Sorribas están en los museos, pero sí, se las pueden disfrutar en el edificio de Torreón de Punta del Este así como en la compañía telefónica de Porto Alegre, Galería Masson de Curitiba, Hotel Guanabarrade en Rio de Janeiro,Espacio Verde en San Paulo y en varios lugares del País vecino. Algunas de sus exposiciones pudieron ser deleitadas por miles de personas en la Galería Perfiles de Bs. As., Museo de Arte en Valparaíso,Chile, en el Museo de Arte de Acapulco, [Mexico]así como también en Madisson Gallery, Nueva York, EE.UU., Galería del Sol, MadriD, España. Cuando crea sus obras intenta ver algo escencial de su condición de ser humano, lo clarifica y comunica por medio de las mismas,donde siente que participa para tal.Una de sus maravillosas obras puede ser disfrutada en la terminal de omnibus de su ciudad natal,como también en la escuela Nº11 de la misma ciudad, el interior del IFD, muro del Liceo 1 y otros lugares. 
 
Sus principales maestros fueron Américo Spósito y Carlos Llanos, pero también otras formas de aprendizaje, como las horas transcurridas en museos como el Moma, el Picasso de Barcelona, mirando atentamente cómo otros artistas enfrentaron y resolvieron distintos planteos plásticos. Y más allá de esas lecciones, el artista también capitalizó las experiencias más diversas, entre ellas sus pinturas murales, que lucen muchas ciudades de Uruguay y también de Brasil.
 
Producto de todos esos mundo es que el arte de Sorribas está impregnado de mundo, aunque sus obras expresen un fuerte sentimiento personal. El uso del color, fuerte, potente, a veces alegre, queda plasmado en trabajos como Mesa con lámpara o Mujer y botella azul, ambos óleos sobre tela de 80 centímetros por 70 centímetros, pintados en el correr del año en curso.
 
 
Como señaló Miguel Carbajal tiempo atrás, el arte de Sorribas se ha movido entre la abstracción y la figuración. Pero más allá de eso, es en la composición donde el artista ha jugado sus cartas más fuertes, expresando a la vez precisión y vigor, técnica y libertad.
 
También el uso de la luz es otro de los elementos que la crítica ha destacado de su obra, que está llena de fuerza cromática.
 
Sorribas comenzó a estudiar pintura en 1957, y desde entonces, además de artista plástico, está también muy comprometido socialmente como activista de la anti globalización. De larga trayectoria en las artes plásticas en el Uruguay y a nivel internacional, su extenso currículum contiene una larga lista de premios, algunos cosechados ya décadas atrás, en los años 70.
 
Desde entonces la carrera del artista ha ido creciendo, y de ello hablan las muchas exposiciones que ha realizado a lo largo y ancho del planeta, desde Buenos Aires y Porto Alegre, hasta Nueva York y Acapulco. Pero buena parte del arte de Sorribas no está en los museos: como por ejemplo sus murales, que se pueden encontrar desde el edificio El Torreón, de Punta del Este, hasta la Compañía Telefónico, de Pelotas. En Porto Alegre, Florianópolis, Río de Janeiro, San Pablo y otros puntos de Brasil también se pueden encontrar murales de su autoría, dado que el artista ha trabajado mucho en el país vecino.
 
Fallece en Montevideo el 28 de julio de 2017.
Freddy Sorribas es un pintor que se ha afincado en Brasil, moviéndose alternativamente entre Porto Alegre y San Pablo, sus dos plazas habituales; pero ni bien llegan los calores abandona sus programas norteños  y se instala en Piriápolis. Lo hace para reencontrarse con su familia, sus amigos y una clientela que sabe no faltará a su cita obligada. Ha elegido la radicación en Brasil por motivaciones idiomáticas y por coincidencias de temperamento.
 
Lo que importa en Sorribas es la composición, siempre bien pensada y mejor resuelta, desvirtuada ligeramente por la presencia de un trazo vigoroso que tiene la soltura de no ajustarse al dibujo y la fuerza de un color que por un lado revela la sensibilidad cromática de Sorribas y por otro se ajusta a las tonalidades que están en la esencia de  un paisaje donde es la luz la que propone las reglas del juego.
 
Ha sido su flexibilidad para adaptarse, su agudeza para ver cómo ha cambiado conceptualmente el mundo de la plástica, su largo oficio y el apuro por hacer cosas, lo que lo ha hecho un uruguayo adaptable en Brasil y vigente en Uruguay.
 
Textos de Miguel Carbajal.

Andree Sorribas
27 de julio a las 14:36 · 
?A un año de la muerte del pintor Freddy Sorribas en su ciudad de Melo, bien vale recordar a este extraordinario artista plástico, que como tantos del interior, Montevideo sistemáticamente ignoró.
 
Pero Sorribas no era un artista desconocido ni para Montevideo ni para muchos lugares en el mundo donde sus obras han quedado expuestas como testimonio de esa naturaleza creadora, inquieta, viajera y particularmente inteligente.
 
Su personalidad era quizás la síntesis de un momento cultural y social de extraordinario valor intelectual, largamente cimentado por una prolongada historia de creadores que el Melo encerrado en una esquina del Uruguay supo darse y más aun, soñar e imaginar para escapar al resto del país y el mundo.
 
Los Bares y Cafés de su ciudad y del mundo fueron el refugio permanente de largas tertulias creadoras de ideas con amigos permanentes u ocasionales. Ya algo de esto escribió Gley Eyherabide, en su libro “La bellísima justicia. Retratos”.
 
Fue un colaborador permanente de La ONDA digital, desde su inicio. En su web hay recogidas decenas de sus actividades y opiniones. Entrevistas escritas y en videos, algunas de los cuales han sido vistos por miles y reproducidos por diversos canales de TV de varios países en el mundo. Extrañaremos su amistad y sus permanentes colaboraciones, sus criticas, polémicas y largas conversaciones sobre los más diversos temas, pero especialmente sobre pintura, la contemporánea y de las otras, la admiración extraordinaria por Picasso y sus principales maestros Américo Spósito y Carlos Llanos, sus fértiles análisis, casi como una obsesión, sobre la incidencia de la “Globalización y la Televisión” en el mundo contemporáneo. Sus finas ironías. A ese ser humano que no le gustaba “despedirse”.
 
Sus obras quedan dispersas (“muchas pérdidas”) por el mundo; En varios espacios del Brasil que eligió vivir casi como su segundo país, Buenos Aires, Chile, Acapulco, Nueva York, España.
 
Ya hace varios años Miguel Carbajal, un periodista amigo de Sorribas escribió; “el arte de Sorribas está impregnado de mundo, aunque sus obras expresen un fuerte sentimiento personal. El uso del color, fuerte, potente, a veces alegre, queda plasmado en trabajos como “Mesa con lámpara” o “Mujer y botella azul”, ambos óleos sobre tela de 80 centímetros por 70 centímetros (…) Sorribas se ha movido entre la abstracción y la figuración. Pero más allá de eso, es en la composición donde el artista ha jugado sus cartas más fuertes, expresando a la vez precisión y vigor, técnica y libertad”




 
 
  Total 259334 visitantes (407875 clics a subpáginas) en esta web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=