Clubes de Ciencia
  ¿Huevos de sapos?
 

La gente cree que  los racimos de huevos de un tono rosado que se suelen ver en lagunas, zanjas, o en las orillas de ríos son huevos de sapos.

Comprobamos que no es así, en realidad son huevos de un género de caracol acuático muy común en agua dulce rios y arroyos, se trata de caracoles de la familia ampullaridae, del género Pomacea, conocidos por criadores y acuaristas como caracoles manzana debido a su forma y tamaño.

Muchisima gente tiene esa confusión y nosotros resolvimoes investigarlo.

Los vimos nacer y comprobamos que eran huvos de CARACOL....

Para ello juntamos esos huevos y los colocamos junto con su soporte en nuestra pecera para que nacieran ahí.
 
¿Como son los huevos de sapos o ranas entonces? les digo que son casi identicos a los huevos de los peces, son transparentes, los colocan bajo el agua en una cama de burbujas hecha por el macho. 
 
Los caracolitos eclosionarán entre 1 y 4 semanas dependiendo de la temperatura (a 27ºC tardan cerca de 2 semanas), pero para que puedan romper el huevo éste debe estar húmedo, de lo contrario los pequeños no podrán salir. Aconsejo observar los racimos atentamente a partir de las dos semanas, para ver los puntitos amarillos (que son los pequeños caracoles) en el interior de los huevos, e incluso romperlos delicadamente con ayuda de un palillo o sacudir el racimo bajo el agua para ayudar a salir a las crías, en caso de que el racimo se hubiera endurecido demasiado.
 
No siempre eclosionarán todos los huevos. Hay casos en los que la mayoría de los huevos del racimo no estaban fecundados, y otros que se secan o se deshidratan. Los huevos no fértiles se quedan de color rosado, y si pasadas cuatro semanas los rompemos, observaremos en su interior una especie de gelatina viscosa, que puede tener mal olor. En general, las segundas puestas de las hembras suelen tener mayor éxito que las primeras, sobre todo si son jóvenes.
 
La puesta se suele producir por la noche. Los huevos, entre 200 y 600, son depositados uno a uno y unidos entre ellos formando como un racimo sólido. Con un tamaño de 2.5 mm, son blandos y de un color lechoso cuando son depositados, pero se endurecen en pocas horas. En uno o dos días los huevos se vuelven rosados, después van perdiendo color y volviéndose de un blanco grisáceo, pudiendo apreciarse puntitos en su interior. 
 
Al día siguiente de la puesta humedece el racimo de huevos y la superficie a la que está pegado y espera un poco de tiempo. Después trata de mover el racimo sobre la superficie hasta que consigas despegarlo. 
 
Prepara un tupper de pequeño tamaño, pero que quepa el racimo, con dos centímetros de agua. Pon en el medio una esponja de forma que asome sobre la superficie, al mismo tiempo que se mantiene húmeda. Sobre la esponja has de colocar el racimo de huevos, de forma que los huevos estén húmedos pero no mojados o cubiertos con agua ya que las crías se ahogarían. Pon el tupper en un lugar no muy iluminado, con alta humedad y una temperatura de unos 25°C. Lo ideal es dejarlo flotando en una esquina del acuario. 
 
Hasta que eclosionen has de humedecerlos tres o cuatro veces al día. Usa un nebulizador para ello. 
 
Eclosión y cuidado de los caracoles 
Al cabo de quince días los pequeños caracoles eclosionan. El racimo de huevos se torna grisáceo y finalmente los pequeños caracoles, de 1.5 milímetros, se comen el camino de salida y caen al agua. Como su concha es muy blanda y muchos peces comen esos pequeños caracoles, hemos de asegurarnos que tenemos el racimo en un tupper, tal y como hemos indicado. 

 
 
Durante los primeros días después de eclosionar los pequeños caracoles se alimentan con comida en polvo para peces. Mantenlos en un tupper con dos centímetros de agua.
 
  Total 190565 visitantes (297279 clics a subpáginas) en esta web  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=